sábado, 21 de septiembre de 2019

Maraton de los Galayos.

   Un año más decidimos participar en este maratón que tiene su salida en Arenas de san Pedro. Este año Susana se va a atrever con la distancia corta. Bueno corta por que es la de menos distancia, pero que hay que enfrentarse a esos doce km.
   A las cinco de la mañana, coincidiendo con la salida del ultra, partimos Susana y yo hacia este pueblo. Txule, Isma y Jorge, son los integrantes del Bikilamanjaro que han decidido a enfrentarse a los mas de 80 km de los que consta el ultra y que ya están liados en faena.
  Susana y yo llegamos a Arenas en poco mas de hora y media.  Dejamos el coche muy cerquita de la salida y andando nos vamos a recoger los dorsales. Allí nos hacen entrega de la bolsa y además nos tienen preparado un cafetito con unas palmeras que nos sientan de vicio. Todo esto dentro del castillo de Arenas.
 
 
  Mi carrera sale a las ocho y la de Susana a las diez. Tenemos un ratillo todavía para prepararme. Mientras me cambio me llama Floro para quedar conmigo. Hoy Alfredo (Tiri) y él se han quedado a dormir allí así que no han tenido que madrugar mucho.
  De nuevo en el castillo, nos reunimos todos. Los tres "corredores" junto a las mujeres, mas la hermana y el cuñado de Floro. Desde la organización nos indican que se va a retrasar la salida una media hora por que el tiempo está empeorando por momentos en las alturas y quieren ver si es seguro para los corredores.
  Durante este tiempo nos tomamos otro cafetito con las riquísimas palmeras. Además nos hacemos unas fotos en el interior del castillo.
 

 
  También me encuentro con Sergy y Vilma con los que charlo un rato. Los Fondistas Toledanos, que por estos lares se hacen llamar los Montunos, también han venido a disfrutar de esta zona de Gredos.
 
 
  Después de despedirme y desearle mucha suerte a Susana, entramos en el cajón de salida previa comprobación del material obligatorio por parte de la organización. Estamos esperando a que den la salida mientras oímos que a los del ultra los han cortado la carrera por mal tiempo. Bueno, de momento son rumores, aunque parecen ser verdad.
 
 
 
  Y por fin nos dan la salida. Tres cuartos de hora después comienza el maratón de los Galayos. Está el cielo muy cerrado aunque no llueve. La temperatura es ideal para correr aunque suponemos que a medida que vayamos ascendiendo se irá complicando la cosa.
 
 
 
  Salimos del pueblo bajo los aplausos de los familiares y amigos que han venido a acompañarnos. Los saludamos con muy buena cara. Je je je, es el principio. Cuando volvamos tendremos otra, ji ji ji.
  Salimos de los últimos como casi siempre. Vamos los tres juntos aunque Floro ya nos ha dicho hace varios días que no le esperemos y que hagamos nuestra carrera. Después de hacer el primer km juntos, nos despedimos el Tiri y yo de él y comenzamos a remontar posiciones.
  Tenemos unos cinco km de camino bastante corrible que va picando para arriba pero que de momento Deja correr. Adelantamos a los Montunos. Antonio Medina, el otro Antonio y su sobrino van juntos en esta ocasión. Después de unas palabritas nos vamos despegando de ellos.
  Creo que hoy el Tiri me va a dar el día. Ya me va apretando el tío. De momento voy aguantándole aunque en alguna cuesta se me va.
  Y así llegamos a Guisando. Estamos en el km 6 y tenemos un avituallamiento. Allí está Sandra (mujer del Tiri), Gema (mujer de Floro) y la hermana y el cuñado de Floro animándonos.
 
 
 
  De aquí entramos en una zona un poco mas arbolada y cogemos una vereda que ya va subiendo de desnivel. Hasta llegar al Nogal del Barranco donde tenemos el segundo avituallamiento. Aquí si que paramos un rato y nos metemos chocolate, fruta y gominolas. Muchas gominolas. Aprovecho para tomarme unas sales por que está chispeando pero hace un bochorno exagerado y vamos sudando a espuertas.
  Antes de comenzar a subir los Galayos, nos dicen que se corta la carrera en el refugio Victory. O sea que al llegar allí nos damos la vuelta y hacemos el camino de regreso por donde hemos venido. Parece que la zona de la Mira está muy complicada.
  Pues nada, a ceñirse al nuevo recorrido. La organización ha decidido esto para no poner en riesgo a los corredores y voluntarios, cosa que yo, particularmente agradezco. No hay necesidad de hacerse los valientes y  poner en riesgo a la gente. Chapó por ellos.
  A medida que vamos subiendo, el tiempo va empeorando. El Tiri y yo, además de la gran mayoría de los corredores, nos ponemos el impermeable. A mí me dura poco ya que voy muy acalorado y bastante agobiado. Decido quitármelo y a pesar de la lluvia que está cayendo, guardarlo en la mochila de nuevo.
 
 
  Vamos a to polla para arriba. Ufff, el Tiri tiene ganas de darle caña hoy. Yo no puedo seguirle el ritmo y le digo que tire. Joder como va el bicho.
  Se me va despegando poco a poco. Yo intento que no se me vaya mucho y subo lo mas rápido que puedo haciendo que vaya adelantando a numerosos corredores. De vez en cuando mira hacia atrás y nos saludamos.
  La subida por las zetas esta complicada. Está todo mojado y resbala muchísimo. No deja de llover y comienza a hacer fresquete. Aún así continuo en manga corta. No voy del todo mal.
  Ya en el acercamiento al refugio y donde el terreno ya es bastante complicado, nos comenzamos a cruzar con los primeros que ya bajan. Esto lo pone aún mas complicado ya que no hay sitio para dos. Intentamos ceder el paso a los que bajan aunque hay situaciones en las que son ellos quien nos ceden el paso a nosotros.
  Cuanto mas subimos, peor es el tiempo. Las piedras tiene verdina que lo hacen mas peligroso. Varias trepadas lo hacen aún mas interesante. Me cruzo primero con Sergy y después con Vilma a los que animo. Van muy bien. Sergy va octavo y Vilma va la primera. -"Vamos chicos que vais de lujo".
  Por fin llego al refugio donde en un plis se ha metido la niebla, la lluvia te pega de lado y el aire es bastante fuerte haciendo que la temperatura haya descendido drásticamente.
  Allí está el Tiri esperándome. Me dice que aquí nos apuntan el dorsal y hay que darse la vuelta. Uff, que fresco hace. Me apuntan el número y sin parar comienzo el descenso. No quiero pasar ni un segundo mas de lo necesario aquí que voy en manga corta.
  Ahora es cuando empieza la fiesta. El descenso se hace bastante peliagudo. Mucho, mucho tiento que hay zonas muy chungas donde hay que sentarse y asegurarse con las manos para bajar.
  Poco a poco vamos dejando este terreno y comenzamos a bajar las zetas. Nos cruzamos con los Montunos, Floro........ que están todavía en plena subida. Muchos ánimos y cuidadín que os queda lo jodido, compañeros.
 Ya en las zetas corremos un poco mejor aunque con bastante precaución. Decido ponerme detrás de la que, sería al final, la tercera mujer para que me retenga en la bajada. Así llegamos al Nogal del Barranco donde volvemos a tomar un poco de todo.
  A partir de aquí bajamos a ritmo y cascando. Tan a gusto íbamos, que nos pasamos el desvío y continuamos por la carretera. Gracias a que esta carretera iba a parar a donde había un voluntario indicando el camino a seguir.
  Aunque ya nos habíamos dado cuenta que íbamos por el sitio equivocado, decidimos seguir por que sabíamos que llegaríamos al mismo sitio. Eso sí, con un kilómetro más en las piernas, je je je.
  Volvemos a coger el sendero que hicimos de subida, pero esta vez de bajada, que nos llevará directos a Guisando. Vamos desbocaos. El Tiri va como una moto y yo intento seguirle de cerca. Llegando al pueblo me da un amago de tirón en mi zona débil y me paro en seco para intentar que no me pegue. Me tomo unas sales y una glucosa, mezcla que me funciona en estos casos, pero que me hacen efecto pasado unos segundos.
  Poco a poco voy pudiendo andar y luego a correr. Me ha pegado flojo pero ahora tengo que controlar la zancada por que como la alargue mas de la cuenta ...................
  En este tiempo, al Tiri le ha dado tiempo a llegar abajo y después de esperarme volver a por mí. No ha sido mucho pero al final se te va un tiempo.
  Ya en Guisando paramos en el avituallamiento y me tomo chocolate, naranja y plátano. A ver si con esto es suficiente para rematar los seis km que nos quedan a buen ritmo. Con el incidente nos han adelantado numerosos corredores que ya se han ido del avituallamiento.
  Salimos de allí escopetados. Tiri se pone a tirar, ja ja ja. Menudos seis km que me esperan. Todo lo que hicimos de subida antes ahora es de bajada lo que hace que mi liebre se ponga a cuatro poco.
  A este ritmo, comenzamos a adelantar a varios corredores. Uff, como me lleva. Intento seguirle de cerca y lo voy consiguiendo aunque voy con el gancho puesto. Menudo tute que me está metiendo hoy el bicho. -¡Joder lo fuerte que está!.
  De aquí a meta voy al máximo. Le digo al Tiri que voy a todo lo que puedo. Y el tío va silbando. Ja ja ja. La verdad es que me va a venir bien para darle caña al cuerpo. Además, la pierna donde me ha pegado el tirón, va a la perfección así que hasta el final a darlo todo.
  Y por fin cruzamos el puente de piedra y cogemos la calle empedrada donde al final vemos el arco de meta. El castillo está a nuestra derecha siendo testigo de nuestra entrada. Al frente los familiares nos esperan y nos aplauden. Esto está finiquitado. Le doy la mano al Tiri mientras le digo: -"Menudo calentón me has metido". Ji ji ji. No se si darle las gracias o mandarle a........ Ja ja ja.
  En la entrada veo a David con su cámara que me hace una pedazo de foto increíble. Muchas gracias crack.
 
 
  Hablamos con Gema, la mujer de Floro, para decirla que va bien pero que va tranquilo y asegurando.
 


 
  Yo después de colgarme la medalla y tomar algo, decido ir a ducharme. Susana ya está en el coche y quedo con ella. Después de la ducha volvemos a la zona de meta donde esperamos ansiosos la entrada de Floro.
 
 
  Tiri ha ido a buscarle en sentido contrario y por fin aparecen al final de la calle. Floro entra acompañado de dos chicas con las que ha hecho el último tramo. Viene un poco desollado por una caída en el último km.
 
 
  Vamosssss. Enhorabuenaaaa. Ja ja ja. Que grande. Felicitaciones de todos los que estamos allí. Venga, cuélgate la medalla que te la has ganado colega.
  Y.... Después de avituallarnos, ducharnos y demás, nos vamos a comer que hemos hecho hambre, ja ja ja.
  Pues esto es mas o menos lo sucedido en el día de hoy. Por mi parte, acierto de la organización 100%, por que la situación estaba bastante complicada. Buena decisión por su parte.
  Al final los que hicieron el recorrido completo fueron los de la distancia de 12 km, donde Susana ha terminado bastante bien, aunque se le ha quedado un poco corta, je je je. Habrá que ir aumentando la distancia otra vez.
 
 
  Esperemos que el año que viene salga mejor día y podamos disfrutar de Gredos y sus piedras....
  Hasta la próxima que va sobre ruedas.
 
   Capi
 
 
 

sábado, 14 de septiembre de 2019

Maraton Ribera Run Race.

  Tercera edición de esta prueba. Tercera edición que no me quiero perder. Tercer madrugón para asistir a ella.
  Como siempre, muy tempranito salgo de casa con destino a Peñafiel. Viaje muy muy tranquilo si nos olvidamos del camicace que nos pasó en sentido contrario por la M-50.
  A pesar de este sustillo y después de la debida comunicación, continuamos el viaje y llegamos al sitio donde aparco cada año. A escasos 200 metros de la recogida de los dorsales. Aquí también ha aparcado Sylver. Un maquinón que conocí aquí hace dos años y con el que hice la prueba. Un placer volver a verle, que aunque nos sigamos y hablemos por redes sociales, no es lo mismo.
  Recojo mi dorsal y mi bolsa y saludo a Depa que ya está liado con el micro. Vuelvo al coche y ya junto a Sylver, que ya está acicalado, me pongo de corto. A pesar de la gota fría que sufre España, aquí parece que nos va a hacer buen día así que manga corta y arreando.
  En esta ocasión, la prueba que antes era de 52 km, pasa a ser de 42. Osea, que nos vamos a enfrentar a un maratón. Nos han quitado 10 km y es por ello que en vez de salir de Peñafiel, nos van a llevar en autobús a la salida que está situada en el yacimiento arqueológico de Pintia.

 
  Hay varios autobuses. Sylver y yo cogemos el primero. Nos sirve para ponernos al día y charlar un rato. La verdad es que el trayecto dura menos de 10 minutos. Me apetecía un viajecito mas largo que estaba muy agustito, je je je.

 
  Ya en el Yacimiento, esperamos que vayan viniendo los corredores de los otros autobuses. Y sin esperármelo llega Edu. Ja ja ja, que bueno. Edu, Sylver y yo hicimos juntos la primera edición de esta carrera y fue donde nos conocimos. Y hoy volvemos a reencontrarnos.
  No tenemos tiempo para mucho más y después de presentar a todo el elenco de profesionales que ha venido aquí, se da la salida a esta tercera edición.

 
  Sylver se va hacia adelante nada más comenzar. Está muy fuerte y lo demostrará en meta. Edu y yo decidimos hacer lo que los dos años atrás. Ir a ritmo y parar en todas la s bodega a degustar sus vinos y todo lo que nos han preparado.
  Hoy salimos desde este yacimiento donde en las dos ediciones anteriores ya llevaríamos unos 10 kms. Bueno, ya sabemos que lo tenemos por delante, así que con tranquilidad y a disfrutar todo lo que podamos.
  Los primeros km son por caminos de arena muy finita que hace muy difícil correr. Hay que reservar las piernas lo posible que aquí se te ponen muy duras como te pases un poco.
  En el km 5 tenemos el primer avituallamiento. La bodega Dehesa de los Canónigos. Paramos a reponer aunque para mí es muy temprano empezar con el vino, Edu no puede pasar sin su copita de vino, je je je.
  -"Venga vamos que hay mucho camino que recorrer". y así continuamos la carrera. hasta que llega un punto, el km 6 pasado, que nos encontramos de frente a un grupo de 30 o 40 corredores que viene hacia nosotros. Ups, creo que nos hemos equivocado. Pues nada, media vuelta y a volver por nuestros pasos para encontrar el camino bueno.
  Y por fin encontramos la baliza. Bueno, podría estar mejor señalizado este desvío. Ya estamos en le recorrido correcto. Menos mal que ha sido solamente un km y pico de más, je je je.
 El tramo por el que vamos ahora es muy chulo. Vamos junto al río Duero por una senda arbolada y con continuos sube y bajas.
  Nos adelantan muchos corredores que iban delante, pero que también se han perdido y van remontando posiciones.
  Salimos de esta senda para pasar por delante del monasterio de Santa María de Valbuena y coger un tramo de carretera que nos llevará directamente a la Bodega Emina. Muy buen avituallamiento donde tenemos sandía, plátano, chocolate, frutos secos, empanada, agua de coco, y por supuesto vino.
  Ahora tenemos unos km de subida donde nos lo tomamos con algo mas de calma. Una vez arriba, merece ver la viñas de esta zona. Tenemos tramos que pasamos entre las parras. Todo estudiado y colocado milimétricamente. Están de foto estas viñas.
  Aunque no deja de ser una estampa increíble, esta zona se hace bastante larga. Edu y yo seguimos manteniendo un ritmo algo por encima de cinco así que vamos bastante bien.
  Toca bajada por campo a través. Mucha piedra suelta y camino peraltado donde hay que tener cuidadín.
  Y ya por el km 21 mas o menos llegamos a la siguiente bodega. La Hacienda Monasterio. Aquí hay fruta y copitas de vino. Este si que le pruebo por que tiene buena pinta y ya vamos teniendo sed, je je je. Aprovecho mientras Edu remata su copa para hablar con Susana. Todo bien y sin ningún contratiempo.


  A partir de aquí discurrimos por un camino casi pegado a la carretera y muy cómodo de correr. El tiempo nos acompaña y esto hace que el ritmo no decaiga. Cinco km donde Edu y Yo nos ponemos al día de muuuchas cosas.
  Llegamos a un avituallamiento nuevo este año. Una quesería familiar donde nos ponen unos platos de sus quesos. Mi compi lo prueba todo. Yo no le hago mucho caso por que aunque suene raro, no me gusta el queso. El dueño de la quesería super amable nos da conversación y se interesa por la prueba y los corredores. Nos despedimos de él mientras comenzamos a dar las zancadas hacia el pueblo.
  Entramos por las calles del pueblo. Pesquera del Duero nos da la bienvenida y nos hace dar un paseo por él. Todo para llegar a otra bodega nueva de este año. Bodega familiar y muy curreta. Entramos en ella y lo hacemos andando para no perdernos detalle de todo lo que hay allí.
  Un grupo numeroso de personas, tanto de la bodega como los del avituallamiento de la carrera, nos esperan al final de la nave. El producto estrella es el vino, pero tienen un jamón recién cortadito que casi le deja atrás. Uff, como están estas lonchitas rojas. También decido probar el vino y brindar con los bodegueros.



  Uff, -"vámonos de aquí Edu que si no, no terminamos la carrera", ja ja ja. Muy buen avituallamiento y buen ratillo que pasamos allí. Gracias y hasta el año que viene.




  Y siete kilómetros nos separan de las Bodegas Comenge. Sin quitar el protagonismo de las demás, para mí esta es la que mejor montado lo tiene. Menuda fiesta tienen todos los años. grupo de música tocando en vivo, barbacoas, mucha gente animando y como novedad este año, un grupo de chavalas bailando y animando el día.
  Al llegar allí, lo primero es quitarnos la sed para ir seguidamente a tomarnos el vinito. Madre mía la que vamos a pillar hoy. Menos mal que yo solamente bebo un par de tragos si noooooooo.
   Allí, nos reconocen de los otros años y charlan con nosotros un rato a la vez que nos hacen unas fotos. Pero también, sintiéndolo mucho, tenemos que pirarnos de allí. Después de las despedidas comenzamos a comernos los kilómetros que nos quedan.
  Nos adentramos en Curiel donde tenemos la suerte de pasar por la Ermita del Cristo. Una construcción muy, muy bonita y llamativa.
  De aquí, dejando el pueblo atrás, encaramos un camino donde llevamos en todo momento el castillo de Peñafiel frente a nosotros.  Ritmito bueno y charleta aún mejor. Kilómetros de auténtico disfrute.
  Después de hacer estos km, cruzamos la carretera para meternos de lleno en la bodega Legaris. Buen avituallamiento donde también vaciamos las copas de vino. Además también bebemos un poco de Cocacola mezclada con fruta. Menudo revoltijo llevamos en el estomago. Veremos como acaba la cosa, je je je.
  Y ahora llegamos a la zona mas chula del recorrido. Junto al Duero, vamos recorriendo los casi cinco km de vereda que va paralela a él. Una zona espectacular para correr, pero con constantes sube y baja donde si vas bien te diviertes de lo lindo, pero si vas un poco pegado, se te va a hacer muy larga.
  En este tramo adelantamos a varios corredores que van un poco pegados y deciden alternar andar con correr. De vez en cuando entre los arboles se puede distinguir el castillo lo que hace no olvidarte del cuestón final y de su peligrosa bajada.
  Llegamos a la bodega Protos. Además de los voluntarios en el avituallamiento, nos encontramos a Diego Winitzky, uno de los fotógrafos oficiales de al prueba. Charlo con él un rato por que le conocí en la Riaño trail a través de Nanny. casi toda la conversación fue sobre la falta de Nanny hoy en la Ribera Run Race, y es que el trabajo no se lo ha permitido. Pero estamos seguros que estará siguiendo la carrera minuto a minuto y paso a paso. Se nota que falta ella hoy. Sus gritos de ánimo. Su control total de la carrera. Sus recibimientos en meta. Bueno, seguro que en la próxima estará a tope como siempre.
  Después de probar un buen vino de Protos llegó la hora de asaltar el castillo. Y despidiéndonos de todos, comenzamos la dura subida. Poquito a poco vamos llegando a la muralla donde después de recorrerla unos metros, tenemos la escalera para asaltarle. Primero Edu  y luego yo, llegamos a las entrañas del castillo donde nos cruzamos con varios visitantes que se quedan perplejos de ver por donde hemos alcanzado el castillo.


  Pero ya que estamos dentro, hay que salir, ja ja ja. Menos mal que tenemos las llaves de la puerta y podemos bajar los escalones y disfrutar de nuevo de un suculento avituallamiento.









































  Y esto llega a su fin. Pero antes hay que bajar a Peñafiel. Bajada muy peliaguda con mucha tierra suelta y donde el desnivel es de vértigo. Vamos bajando cada uno como puede. Y por fin piso la carretera. Edu va un poco mas atrás por lo que mientras le espero aprovecho para hacerme una foto con el cartel de este pueblo vinícola.


  Ya solo queda adentrarse en el pueblo y entrar en la plaza del Coso. Allí está situada la meta y hacemos entrada en ella. Depa nos recibe por el micrófono y paramos el crono en 4:52´.


  Pues esto ha sido una nueva edición de la RRR donde cada año se va superando en número de corredores, en organización, en ambiente y en el buen hacer de todos los voluntarios.
  Si no pasa nada, volveremos el año que viene a por la cuarta cosecha que hay que catarla, ja ja ja.
Voy a saludar a la otra Nanny y nos hacemos una fotillo para mandársela a la rubia. Después de tomarme la última copita de vino, toca volverse para Toledo.



  Edu y yo después de casi seis horas juntos, nos separamos hasta la siguiente que nos volvamos a ver.
  Enhorabuena a todos y felicidades a Terraincognita por hacer una prueba diferente y tan especial.
  Hasta la próxima.

   Capi 
    

jueves, 12 de septiembre de 2019

Cross popular de Bargas.

  Otro año más estamos en Bargas. Siempre se celebra esta prueba en jueves. Coincidiendo con el comienzo de las fiestas del pueblo.
  Hoy vamos juntos Susana, cruz y un servidor. Dispuestos a correrla un año más. El pueblo se vuelca y la gente que viene de fuera hace que no se quepa ni en la plaza. Después de aparcar y llegar a dicha plaza, dan comienzo las carreras de los niños. Muchos pequeños inundan el pueblo. Es emocionante ver tantas caras de ilusión y felicidad al recibir sus medallas después del esfuerzo.
  Mientras recogemos el dorsal y charlamos con un montón de amigos y conocidos. Hasta aquí se desplazan muchos corredores. Es una carrera con mucha tradición y además es de las poquitas que siguen siendo gratis.


  A las 8 de la tarde se da la salida. Hoy se une a nosotros Juan para disfrutar de estos algo mas de cinco km de los que consta la prueba.
  La carrera es rapidísima y así se demuestra nada mas dar el pistoletazo de salida. Nosotros a lo nuestro que lo primero que tenemos son varios km de subida.


  Como siempre voy animando a los que llevo a los lados. Hoy si puedo hablar y animar, no como el otro día en la Puebla que se me salía el corazón, ja ja.
  Bueno, esto se trata de ir al tran tran, forzando un poquito la máquina. Susana y cruz han comenzado muy bien, mientras Juan que podría darle un poquito mas, ha decidido hacerla con nosotros, así que ahí vamos los cuatro llegando a la rotonda donde nos tenemos que dar la vuelta para dirigirnos a la meta.


  Esta parte es mas llevadera. Al principio pica un poco para arriba, pero enseguida comenzamos la larga bajada hacia la meta. Nos hemos ido cruzando con los corredores y esto hace que la mente vaya pensando en otra cosa y así parece que cuesta menos llevar el ritmo.





  Y esto no tiene mucho mas. Entramos en meta los cuatro juntos haciendo un tiempo bastante bueno. Lo importante son las sensaciones que han llevado mis acompañantes. Han acabado de lujo haciendo unos parciales por kilómetro bastante buenos.



  Enhorabuena a Susana, Cruz y Juan. Ya tenemos otra en la saca y esta además ha servido de entreno de calidad.
 Después de esta, ahora sí, llega la temporada maratoniana. Al lío.

  Capi

sábado, 7 de septiembre de 2019

Carrera nocturna de La Puebla de Montalbán.

Uff, llego del curro y me quedo solito en casa. El Facebook me recuerda que hoy se disputa la nocturna de la Puebla. Que tentación. Es una carrera corta, de tan solo 8 km por lo que son de las que pegan. Será una buena carrera para quitar carbonilla.
 
 
 
  Después de un par de llamadas, me hago con un dorsal y en nada estoy en el coche dirección a este pueblo. Sin mucho problema aparco muy cerquita de la salida que está situada en la plaza mayor.
 
 
  Allí comienzo a encontrarme a amigos y conocidos con los que charlo. Recojo el dorsal en el ayuntamiento y de vuelta al coche a cambiarme.
  La salida es las nueve de la noche. No hace tanto calor como estos días atrás, pero supongo que durante la carrera la sudada está asegurada.
  Mientras me acerco de nuevo a la plaza, me encuentro con el Coleta, Teko y demás colegas que est6an calentando. Me uno a ellos unos pocos minutos. Solo unos pocos que si no me canso antes de tiempo, je je je.
  Ya estamos todos situados y con una cuenta atrás por parte de todos los corredores se da la salida a esta cuarta edición.
  No la he hecho nunca así que veremos lo que me encuentro. Salida muy rápida donde muy pronto comenzamos a subir. Quiero ir regulando un poco estos primeros kilómetros que luego siempre lo pago en los últimos.
  Los do primeros kilómetros casi son por completo de subida con algunos repechos que te hacen agachar la cabeza.
 
 
 
  Los dos siguientes, como es normal, en bajada con bastante llano también.  Mucha animación que te hace apretar un poco los dientes gracias a las palmas y vítores.
  Paso por la plaza donde se quedan los que disputan los cuatro km. Los que disputamos la de ocho continuamos para volver a dar otra vuelta igual que la anterior.
Bueno, hay que rematar esta vuelta. Los kilómetros de subida los hago un poco por encima de cuatro y los de bajada los compenso yendo algunos segundos por debajo de cuatro. 
 
 
  Ya es bastante de noche y aunque hay algún tramo bastante oscuro, no hay problema de visión por los focos de algunos coches y además la calle es ancha y con buen piso.
  Ya estoy arriba de la segunda vuelta. llevo seis km. Me quedan dos donde lo primero es coger aire y luego lanzarse a por estos últimos km. Menuda sudada me estoy dando, ja ja ja.
 
 
  Y por fin entro a la plaza Mayor donde está situada la meta. Se acabó. Las piernas a tope. Las pulsaciones por las nubes y el corazón en la boca.
 He quitado la carbonilla bien quitada. Aún sufriendo bastante por que estas carreras tan cortas me sacan de punto, estoy contento. He corrido bastante rápido para no preparar estas pruebas específicamente. La media me ha salido por debajo de cuatro el km. Muy satisfecho.
 

 
  Ale, ya me he dado el calentón. Ahora a hidratarse, despedirse de los colegas y tirar para Toledo que ya si que se hace tarde.
  Carrera muy recomendable donde los Runners San Miguel hacen una prueba espectacular. Organización 10, recorrido duro y rompepiernas  muy atractivo. Esta gente te hace sentir como en casa. Muchas gracias por vuestra hospitalidad chicos.
  Después de varios años intentando ir, ya puedo decir que he corrido la nocturna de La Puebla.
 Olé.

Y.... Una semana para empezar el cuatrimestre maratoniano... Go Go Go


Capi