domingo, 3 de febrero de 2019

Media maratón Cross alpino Cebrereño.

  Cuarta participación a esta carrera tan bien organizada y con un recorrido duro a la par que bonito. Este año como novedad vienen varios amigos que dan sus primeros comienzos en esto del trail, a disfrutarla. Unos vienen ala media y otros al diez mil.
  Susana que ya está enganchada a esto del trail, se ha animado a hacer la corta. Creo que se lo va a pasar pipa y le va a encantar esta carrera.
  Este año nos desplazamos en coches. Somos muchos del equipo los que vamos a disputarla, pero algunos se van directos desde sus pueblos y otros se han ido a pasar el fin de semana allí, así que no hay suficiente gente para ir en autobús como en años anteriores.
 Llegamos a Cebreros con bastante margen para recoger los dorsales y tomar un cafetito. Muy buen ambiente de carrera. Todo muy bien organizado, como siempre. 
  Los que corremos la media maratón salimos a las 10:00, y los de la corta salen 20 minutos mas tarde. Hace mucho frío. Mucho, mucho frío. Está despejado y ha salido el sol, pero es engañoso. Menos mal que tomando café nuestro compañero Ivan nos ha avisado que por arriba, en las cumbres, hace un frío bastante serio. Ivan ha venido antes para entrenar y después de unas pocas horas se va a meter la media maratón. Menudo bicho. Que estará preparando.......
  Nos vamos a cambiar. Decido ir con pantalones cortos, una camiseta térmica sin mangas, la camiseta del equipo encima, unos manguitos térmicos y los guantes de frío, je je je.
Cada uno se pone lo que cree conveniente según lo friolero que sea. Yo me conozco y se que luego me sobre todo, así que creo que lo que me he puesto es suficiente para esta carrera en la que no tienes un minuto de respiro.


 
  Antes de la salida toca la foto de rigor. Venga fotógrafa que nos quedamos pajaritos. Y.... Después de la retrataura, nos dirigimos a la zona de salida. Me despido de Susana con un besote y la deseo suerte en otra nueva aventura.
 
 
 
 
 
 
  Somos muuuchos corredores e intentamos colocarnos a la mitad mas o menos. Allí me encuentro con un primo. Mario, que haces aquíii, ja ja ja. Llamo a mi otro primo, Carlos,  que está con nosotros en el equipo y le digo: - "pero mira quien está aquí". Menudo reencuentro de primos, je je je. 
  Y mientras charlamos se da la salida. A correr to cristo. Como siempre comenzamos subiendo. Tenemos varios kilómetros de subida. Hay que hacerlos un poco con cabeza por que estamos fuertes de primeras, pero si te pasas pues eso, que al final no hay quien mueva las patas.
  En esta primera subida vamos varios integrantes del Bikilamanjaro mas o menos juntos. En estos primeros kilómetros voy a la par de Jorge que va abrigado hasta las cejas, je je je. Yo en el km 2 ya me he desecho del buff y me quito los guantes. Jorge me dice que si me los guarda en su mochila, pero le digo que los prefiero llevar yo por si arriba los necesito.
  Pasamos por el primer avituallamiento que está a tan solo 3,5 kms. Este me le salto por que de momento voy bien. Creo que he cometido un error no parando por lo que luego me sucedería, pero claro, lo digo ahora sentado delante del ordenador.
  Tenemos la primera subida casi casi hasta el km 5. Noto que voy sudando demasiado. Llevo frío pero no dejo de sudar. No se, no voy cómodo del todo. No voy agobiado ni haciendo un esfuerzo exagerado, pero voy empapado en sudor. Alfredo (Tiri) se pone a mi altura y se queda flipao de lo que sudo. Me dice que si he metido la gorra en un río o algo. No deja de gotear. Le digo que yo sudo mucho por la cabeza, aunque yo se que hoy es demasiado para la temperatura y la caña que le estoy dando.
  Descendemos por un pista bastante rápida hasta llegar al segundo avituallamiento. Aquí me paro y me voy directo al agua y al isotónico. Me tomo unas sales y algo de naranja y plátano. A ver si voy recuperando líquidos que si no me voy a quedar seco.
  En la siguiente subida me ofrece ositos de gominola. -"Joder, de donde lo has sacado". Me dice que estaban en el avituallamiento. Madre mí como tengo que ir que ni los he visto ,je je je. Por su puesto que le cojo un par de ositos.
   El Tiri va muy fuerte y me cuesta seguirle en la bajada. Una bajada muy técnica y rápida donde voy protegiendo el tobillo derecho. Le llevo fastidiado desde la torcedura en el maratón de Trillo, aunque en el maratón de Murcia no me molestó lo mas mínimo. Supongo que por ser asfalto. Aún así fuí al fisio y después de una visual me dijo que que era esa bulto del tobillo. Pues no se, la digo, Je je je. Tengo el astrágalo desplazado. Pues vaya. Me dice que -¡como puedo correr así!, ji ji ji. Tampoco me duele tanto..... Y en un descuido, zás.... Tirón y el hueso a su sitio.
  Después de unos días con un poquito de dolor-molestia, todo vuelve a la normalidad aunque me enseña a hacerme un vendaje para proteger en esta carrera un poco ese hueso.
  Por eso voy un poco cuidadoso y estas bajadas son bastante peligrosas para los tobillos (y para los dientes).

 
  La siguiente subida hacia el Campanero es algo mas llevadera donde hay que regular mucho. Llevamos en 7 kilómetros algo mas de 500 metros positivos. Las patitas ya van a tope. Llegamos a lo alto y corremos por una senda que va haciendo continuos giros entre pinos. Después de este paseíto, comenzamos una bajada bastante llevadera asta que enlazamos con la bajada de los Brajales. Esta ya es para apretarse los machos. Esta es para poner a prueba los cuadripces. Con bastante pendiente y piedras sueltas. Aquí si que tengo bastante precaución lo que hace que el Tiri me saque distancia. Esta bajando como una moto. Yo quiero proteger un poco el pie que no está del todo bien todavía y Tenemos grandes objetivos este año.
  Al terminar la bajada y en un momento a lo lejos, veo que Tiri se ha unido a Jorge. Yo en mi pensamiento me digo:- "chicos, no me esperéis que yo voy a lo mio y vosotros estáis muy fuerte para mí".
  Ya en solitario comienzo la siguiente subida. Subida muy muy dura con pendientes superiores al 30%. Aquí subo al tran tran y to pa riba. Varios corredores están descansando lo que dice mucho de este tramo.
Arriba y con el corazón palpitando en los gemelos, tenemos un avituallamiento donde me tomo de nuevo unas sales y aprovecho para tomarme una glucosa con el agua y el isotónico. Varias naranjas y algún plátano también van para el buche.
  He parado un ratillo algo largo para hidratarme bien y coger algo de aire. En esta subida me ha ido avisando el aduptor. He podido contenerle pero es la misma sensación que sentí la última vez que me pasó. Y... es falta de hidratación, por lo que creo que en las bajadas podré contener el tirón, pero el las subidas que nos quedan me da a mí que me va a atizar.
  Pues después de intentar paliar la falta de líquidos, comienzo la bajada hacia las Calderas de Castrejón. Bajada con algunos tramos bastante peligrosos por lo helado del terreno y donde continuo castigando los cuádripces.  Hace bastante frío aunque el paisaje está espectacular con bastantes tramos nevados lo que hace también peligroso y dificultoso el correr, sobre todo por las veredas peraltadas con el río abajo, je je je.
  Esta carrera es lo que tiene. Ni un solo respiro ni para las piernas ni para el cuerpo. O subes o bajas. No hay tramos para correr y estirar piernas un poco. Así que nada mas llegar abajo afrontamos una dura subida con una pendiente del 40%. Aquí nos ponen una cuerda para ayudarnos por que entre el desnivel, el barro, la tierra suelta y los músculos cargadísimos, la mitad no seríamos capaces de subir.  Así que a tirar de brazos.
 
  Después de este subidón, tenemos un tramo de unos dos kilómetros pegados al río. Le cruzamos varias veces. Parece que voy bastante alegre en esta zona que aunque es en continúa subida suave, el entorno es espectacular y el camino muy chulo de correr. Este tramo es el nuevo y el que han aumentado en esta edición dejando la media maratón en casi 25 kms.
  Pero esto me dura poco. La subida a la Lastrilla nos esta esperando. Aquí voy casi que haciendo el esfuerzo con la pierna izquierda para reservar todo lo que puedo la derecha que es la que me va avisando.  Casi llegando arriba, me han dado varios amagos de tirón lo que hace que disminuya la zancada consideráblemente.
  Parece que lo voy a poder sujetar y después de coronar continúo una pequeña bajada donde intento relajar el aduptor y el cuadripces lo que puedo.
  Llego al río donde tenemos un punto de control. Cruzo el río y lo que tengo delante es una rampa de narices. Aquí el músculo, incluso intentando protegerle, me dice que tururú. Nada mas terminar la rampa se tensa y me deja clavado en el sitio.
  Como ya me lo conozco por que me ha pasado en varias ocasiones, me quedo en postura maniquí y a esperar que se vaya pasando. Al principio duele bastante y te dan ganas de estirar, pero a mi lo que me funciona es dejarlo quieto, casi muerto. Aquí, mientras consigo ponerme a un lado para dejar a los corredores que vienen, cojo una glucosa y dos cápsulas de sales y me las enchufo casi que a discreción.
  Después de unos minutos la tensión comienza remitir y comienzo a dar pasitos cortos. Mientras ando despacito, oigo una voz por detrás que me dice: -"pero Capi, tu por aquí", -"¿Que te pasa que cojeas?". Es Ismael que viene remontando posiciones. Bueno, le explico lo que me pasa. Y le digo que tire que no se preocupe, que lo tengo controlado (creo), je je je.
  Poco a poco voy pudiendo andar mas rápido hasta que echo a correr. Muy despacito y controlando muy mucho el estiramiento del músculo. Sé que me queda este tramo entre pinos con sube y bajas y la última subida (con la correspondiente bajada, claro).
  No llevo a Ismael muy lejos e intento aguantar la distancia a base de dar zancadas muy cortitas pero rápidas. Este margen me va a durar poco ya que en los pequeños repechos me dan mas amagos lo que hace que vuelva a bajar el ritmo.
  Y así encaro una subidita que me llevará al último avituallamiento. Aquí paro en seco y bebo, creo que mas de la cuenta, pero aunque el aduptor esta seco, espero que le llegue algo de riego con esto, ji ji ji.

 
  Mientras termino de comer y beber y casi saliendo del avituallamiento me saluda Vito. Me espero un poco a que llegue y charlo con él un ratillo. Salgo del punto de hidratación un poco antes que él sabiendo que me va a dar caza en breve.
  Bueno, pues nos queda la última subida. La subida a las antenas. No es la mas dura, no es la mas técnica, no es la que tiene mas desnivel, pero si es la última y eso lo notan las piernas.
  Es bastante llevadera aunque hay tramos exigentes. Llevo a Vito pegado al culo, pero en un paso de piedras altas donde tengo que tirar de brazos para no subir con las piernas, me pasa y se va hacia adelante poco a poco.
 
  Ya solo me queda rematar esta subida. Veo el arco negro que indica el punto mas alto. A unos 40 metros del arco hay un avituallamiento donde me vuelvo a parar. Bebo agua e isotónico y paso por el arco para comenzar la bajada de la Tía Josefa.
  Ha habido muchas zonas donde íbamos protegidos y parecía que subían un poco las temperaturas, pero en general ha hecho mucho frío y en algunas zonas con aire donde lo acusábamos mas todavía.
  A partir de aquí tenemos tres kilómetros de bajada donde si vas con piernas puedes correr mucho, pero si vas tocado como yo, vas a todo lo que te dejan las piernas. Aún así bajo bastante bien y adelanto a varios corredores.
  Mas de cuatro están parados o andando despacio con calambres. Este recorrido es propicio para eso. Para que te den calambres y son muchos los que hoy los vamos a sufrir.
 
  Salgo del camino para entrar en las calles del pueblo. Un par de corredores están estirando apoyados en los coches. Este último kilómetro con las piernas avisando es muy peligroso. Se puede correr a tope y ayudado por los ánimos de los familiares y del publico aumentas la zancada sin querer y zas, otro amago bastante serio que te hace acordarte que vas avisado con tarjeta amarilla.
  Pues eso, a falta de 400 metros voy con el aviso de tarjeta amarilla. Se me va tensando por momentos lo que hace que disminuya la zancada para no estirar el aduptor.

 
  Y así entro en meta donde al fondo veo a Susana esperándome. Aquí se me olvida el aviso y doy las últimas zancadas bien dadas. Paso por meta con casi el tirón. Lo tengo tenso pero no va a llegar a más. El besito de Susana lo va a curar todo. Bueno, eso y el medio litro de isotónico que me meto del tirón. Como y bebo algunas de las cosas que nos tiene preparadas.

 
  Aquí en la plaza hace mucho, mucho, pero que mucho frío, así que después de hidratarme y charlar un rato con los compis, me voy a cambiar al coche y a abrigarme lo antes posible.
  Caminando con Susana hacia el coche me cuenta que ha ido muy bien junto a Sierra y a Casado. Les ha gustado mucho aunque creo que se han quedado con ganas de un poquito mas. Bueno, la próxima un poquito mas larga, je je je.
  Volvemos de nuevo a la zona de meta y nos vamos reagrupando los toledanos. Unos entran a meta y otros se van a cambiar. Mientras nosotros charlamos con unos y con otros. Hace mucho frío y decidimos irnos al restaurante donde un gran grupo nos vamos a quedar a comer.
 Llega Txule y le acompañamos al coche a cambiarse. Allí nos despedimos de Casado, Sierra y el Tiri que se van a casa que tienen compromisos familiares.
  Ya en el restaurante y esperando a los que faltan, Javi nos llama por teléfono por que anuncian por megafonía que el Bikilamanjaro ha quedado segundo por equipos. Rápido salimos disparados para la plaza y aunque ya han dado los premios decidimos subirnos al pódium para hacer la foto del recuerdo.


  Allí está Floro, Carlos y Fortes que se van a cambiar para unirse a nosotros en la comilona. Ya todos en el restaurante cada uno va contando sus batallitas mientras llenamos el buche. Muy buen rato pasamos allí hasta que después del café toca emprender el viaje de regreso.


  Otro año mas y van cuatro, hemos disfrutado de esta carrera que tiene organización de 10 y donde el recorrido a la par de bonito es duro de narices. Supongo que volveremos por que Cebreros nos ha enganchado.
  Solo me queda despedirme de todos y deciros que no he nombrado a todos por que somos muchos y no me quiero olvidar de ninguno. En las fotos estamos todos, je je je.
  Un saludito y como siempre....... Hasta la próxima.

   Capi
 

domingo, 27 de enero de 2019

Maratón de Murcia.

  Bueno, bueno, bueno, ya estamos otra vez en otro lío. Este lío es de los que molan. Va a ser la segunda vez que vaya a un maratón como práctico (o globo, como vulgarmente lo conocemos los corredores). Cosa que me hace especial ilusión.
  Pero esta vez voy arropado por Javi Bikila. En esta ocasión ha decidido estar también como práctico en este maratón. Por lo tanto, este también va a ser un maratón especial por eso.
  Por cierto, el globo que vamos a llevar va a ser el de las cuatro horas. Este es un ritmo que podemos llevar bastante cómodos y en el cual podemos ir animando a la gente y ayudando a los que mas justitos vayan.

 
  Pues para allí partimos los dos en un día soleado y sin mucho frío. Viaje super rápido que rematamos llegando a la misma puerta del pabellón donde está ubicada la feria del corredor. Allí recogemos nuestros dorsales y nos ponemos en contacto con el responsable de los corredores que van de prácticos. Después de las presentaciones y de las explicaciones oportunas, nos despedimos de él hasta mañana.


 
  Al salir hay una zona que no podemos pasar de largo. Un stand donde tenemos que dar toques a un balón y según los toques así es el premio. A mas toques, mejor premio, claro está. El primero soy yo. Allá que te voy, ja ja ja. Comienzo a dar toques y creo que es al noveno cuando me falta techo. Menudos boleones para arriba. La gente tenía que apartarse por que yo corría de un lado a otro para darle al balón. Hasta que el último se me fue de las manos, ja ja ja.
  17 toques. 10 de ellos por encima de los tres metros, ja ja ja. Y.... Ahora va el presi. Con el balón en las manos es un crack ya que ha jugado mucho al balonmano, pero con el pie vamos a verlo.
  Suelta el balón y comienza el espectáculo. Cada toque iba directo al hombro, a la cabeza, al hombro, al pecho, ja ja ja. Así no puede ser y solo consigue 8 o 9 toques.  Buen ratejo hemos pasado. Aunque los que nos miraban creo que se lo han pasado mejor.
   Después de este momentazo, nos dirigimos al hotel, a cenar algo, un cafetito y directos a la piltra para descansar lo máximo posible.
  Parece que hemos cogido rápido el sueño. No como los osos amorosos de la habitación de al lado. No se lo que les pasaba pero estaban discutiendo si salir a correr o no. -"Que me voy a correr", decía ella,  -"espera que me voy contigo", decía él.
  -"Salir a correr mañana", les decía yo. Y parece que me hicieron caso por que después de un gran suspiro supongo que se quedaron dormidos por que no les escuché más.
  Bueno, mi despertador suena sin cesar a eso de las siete de la mañana así que para arriba y a prepararse para el maratón.

 
  Una duchita rápida y a desayunar algo. Nos decantamos por un bar cercano. Parece que no hace mucho frío, aunque Javi dice que hace un poco. Si es que esta muy mayor, je je je  Unas tostaditas y un cafetito para coger energías y después nos vamos a la zona que nos han indicado a recoger los globos.
  En esta ocasión no van a ser globos si no banderolas. Al final en el tiempo de cuatro horas vamos a ser tres. A nosotros se nos une una chica. Su nombre es Isabel. Nos presentamos y cogemos las mochilas y las banderolas. Solo hay dos. Ella se pone una y Javi decide que sea yo el que lleve la otra.
  La verdad es que me la deja llevar a mí por que esta semana pasada le ha pegado un viaje el gemelo y aunque parece que está bien, ha decidido que si tiene la mas mínima molestia lo dejará para que no se agudice la cosa.




 
  Bueno, pues con la mochila a cuestas nos dirigimos a la salida. Nos acompaña Carlos que también ha venido a correr este maratón. En la avenida hay dos zonas de salidas. Una en la que estamos nosotros y otra a unos 200 metros. A falta de pocos minutos nos damos cuenta que estamos en la zona equivocada. Estamos en la salida de los 10 kilómetros. ¡¡A correr!!.
  Faltando un par de minutos llegamos a la zona del maratón y de la media. Ufff, por poco, ja ja ja. Venga que hay que sincronizar relojes y prepararse para la tarea. Yo llevo una chuletita con los tiempos de paso cada cinco kilómetros. Buena ayuda para tomar bien las referencias.

 
  Se da la salida. Jabuchi..... Vamos al lío compañero.
  Unos dos mil corredores para las dos distancias. Supongo que en la segunda vuelta (son dos vueltas la maratón), nos quedaremos algo menos de la mitad. Se da la salida. El tiempo nos acompaña. El reloj está a tope de batería. La banderola y su mochila parece que no molestan mucho. Con todo preparado comenzamos a correr con todo el mogollón.
  Le damos al Play y a intentar clavar los tiempos. 5´41" es el tiempo por kilómetro. Hoy toca estar muy pendientes del crono, je je je.
  Los primeros kilómetros son de toma de contacto. Muy complicado correr por que la carretera es estrecha ya que la han dividido en dos, y por el momento vamos muy juntos todos los corredores.
  No se si es en el km 4 o el 5 donde Javi me dice que el gemelo le ha vuelto a dar un pequeño viaje. En principio parece que se queda en una molestia. Veremos a ver al paso de los kilómetros como evoluciona. Lo que esta claro es que a la mínima  no hay que aguantar. Tenemos varios objetivos muy cerca y es ahí donde tenemos que dar el callo.
  Bueno, de momento vamos los tres clavando los tiempos. En el km 9 hay una subida que ahora no hace daño, pero que en la segunda vuelta veremos como nos afecta. La pasamos con tranquilidad para ir recuperando en su consiguiente bajada.
  Es en el 12 mas o menos donde volvemos a pasar por este sube y baja pero en sentido contrario. De momento la gente va fresca y no hay ningún problema. Vamos sobre el horario previsto.
  Javi me dice que se le está cargado demasiado el gemelo. Además de ir intentando salvar el dolor, le está afectando a otras zonas de la pierna. Charlo con él y decidimos que no hay que arriesgar lo mas mínimo. Acelera un poco el ritmo para ver si se suelta un poco ya que a él estos ritmos no le favorecen nada.

 
  Llevamos delante una corredora que tiene una pronación considerable. Javi me comenta el tipo de zapatillas que lleva y la forma de correr que tiene. Yo aquí estoy un poco perdido, pero lo cierto es que da cosa verla. Roza una rodilla con otra a cada zancada de la pronación tan exagerada que tiene. Javi no puede pasar de intentar ayudarla y darla algunos consejos y se pone a su lado para charlar con ella. Durante varios kilómetros mi compi intercambia impresiones con ella e intenta aconsejarla como profesional en esta materia. La chica lo agradece de veras por que nadie le ha dicho nada nunca. Creo que se lleva una gran ayuda y espero que le sirva para mejorar su pisada. Este Javi es un crack y es que estar dedicado tanto tiempo al mundo del atletismo tanto como atleta, como profesional del material, hace que sus consejos sean casi de obligado cumplimiento.
  En estos kilómetros charlo con varios corredores que van con nosotros desde el principio. Le aconsejo un poco sobre como gestionar el maratón y alguna cosilla mas. Humildes consejos que espero que les ayuden a terminar este maratón en el tiempo deseado.
  Los puntos kilométricos ya se están diferenciando bastante de los que nos marca el reloj. Llevamos mas de medio kilómetro de más. Esto va a hacer que decidamos guiarnos por los puntos marcados en el recorrido ya que si lo hacemos por el reloj, vamos a ir por debajo del ritmo (o sea mas rápido) marcado.
  Pasamos por contrameta en el 15 mas o menos. Una larga avenida de un par de kilómetros donde sopla el aire en contra. Vamos un buen grupete y parece que así los corredores notan menos este aire. Nosotros si que lo acusamos mas por que la banderola tira para atrás como una vela. Pero bueno, de momento es controlable.

 
  Hacemos un giro a derechas y volvemos en sentido contrario. Esta vez con el aire a favor, lo que hace que vayamos mucho mas cómodos todos.
  Javi me dice que cuando pasemos por la zona de meta se va a quedar. Le lleva muy muy cargado y no quiere que vaya a más. Me duele mucho no terminar con él este maratón, pero los dos sabíamos que podía pasar y es lo mejor para él. En nada tenemos varias pruebas de las duras y hay que estar al 100%.  Nada amigo, es lo que hay, lo has intentado y lo mas importante, me has acompañado hasta aquí en este viaje. Te lo agradezco mogollón, ya lo sabes.

 
  Y en el km 22 me despido de él. Animo Jabuchi, que en un mes estamos en las cumbres que es donde nos gusta estar. te veo a la vuelta colega.....
  Pues nada, ya en solitario con Isabel y un grupete de unos 18 corredores continuamos nuestro camino hacia la meta. De momento veo a la gente bastante bien y animada. Charlo con algunos de ellos y así vamos comiéndonos los kilómetros poco a poco.
  A partir del 25 también hago las veces de aguador para que ellos no se tengan que preocupar de nada y no pierdan el ritmo. 
  En el grupo llevamos varias chicas. Con dos he hablado un poco, pero con una de ellas no he hablado nada y es que va muy callada a cola del pelotón. En un avituallamiento la llevo una botella de agua. Me da las gracias en Ingles. Creo que es de Suiza. Me comunico con ella con señas ya que yo soy mas de francés, ja ja ja. Bueno, el caso es que la chavala va bastante bien, así que vuelvo a mi posición adelantada y continuamos el viaje.
   Ahora nos toca volver a pasar por la cuesta que hicimos en el km 9. Esta vez nos la encontramos en el km 29. En este momento ya pica. Reducimos un poco para que la gente lo pueda llevar mucho mejor. Aún así el grupo se estira bastante. Ya en la bajada nos agrupamos un poco, pero algunos ya no van a ser capaces de unirse al grupo. Tenemos varios kilómetros para recuperarnos, pero sabemos que tenemos que volver a pasar por aquí.
  Bueno, unos tres kilómetros y ya la tenemos delante de nuevo. Arriba tenemos un avituallamiento. Intento animar un poco al personal y les digo que hay que aguantar un poco estos 300 metros de subida. Luego recuperamos en la bajada y de ahí a la meta es una horita de rodaje.
  Al llegar a lo alto cojo varias botellas de agua que reparto en la bajada. Estamos mas o menos en el km 33.  Ya nos hemos quedado unos ocho corredores. Un par de ellos han hecho la goma pero se han logrado unir. Charlo con ellos un rato, yéndome hacia atrás, para ponerme a su altura y darle ánimos y alabando su esfuerzo para unirse a nosotros.



  Pasamos muy cerca de la meta . Es el último bucle que tenemos antes de meta. Nos quedan unos seis kilómetros. -"Animo chicos que estamos muy cerca".
   Aquí, en un lateral, está Javi animándonos. Con su móvil nuevo nos saca unas fotillos y mientras cruzamos unas palabrejas. Está en contacto con el equipo Bikilamanjaro, narrándoles en tiempo real el desenlace de la carrera.
  Entramos en una larga recta de varios kilómetros que tenemos que hacer de ida y de vuelta. Por esta zona pega bastante el aire. La banderola, haciendo de vela, me retiene bastante. Aquí se quedan otro para de corredores. También vamos adelantando a numerosos maratonianos que van gastando sus últimas energías intentando rematar la distancia.
  Miro para atrás y veo que a pocos metros llevo a la chica suiza y a otro compañero de viaje. El aire en contra les esta perjudicando bastante. Las fuerzas ya van muy justas y esto no ayuda nada. Nos quedan menos de cinco kilómetros y creo que son capaces de volver a entrar así que le digo a Isabel que continúe a ritmo y me doy la vuelta en busca de ellos.
  No se si seremos capaces de volver a unirnos, pero lo voy a intentar. Me pongo a su altura y les digo que se pongan detrás mío lo mas pegados posible para evitar el airazo. Así como una locomotora y sus vagones comenzamos nuestra particular persecución a Isabel. Todo para intentar entrar en cuatro horas.
  Isabel va con varios corredores. Nosotros estamos a unos 100 metros. Parece poca distancia pero a estas alturas estos metros son un mundo y cuesta muchísimo recuperarlos. Pero manteniendo la distancia e intentando que no se aumente, llegamos  al final de la avenida. Giramos 180º y volvemos en sentido contrario. Ahora llevamos el aire a favor. Es el momento de alcanzar a nuestros compañeros.
  Poco apoco y muy despacito nos vamos acercando a ellos. A todo el que adelantamos le animo a unirse al tren. Algunos lo intentan pero poco a poco se vuelven a quedar. Si que se ha conseguido enganchar un chaval, así que somos cuatro los que vamos en este grupo de persecución.
  Casi al final de esta larga recta conseguimos entrar de nuevo en el ritmo de 4 horas. Nos quedan un par de kilómetros. Vamos clavaos en tiempo. Es el momento de darlo todo. El que lleve un poquitín de fuerzas que tire los últimos cartuchos. Esta zona tiene bastante animación y un par de compis se van hacia adelante. El resto decide quedarse con nosotros.
  Ya solo nos queda un giro a la izquierda y la recta de meta. Muy muy bien chi@s. Lo habéis hecho genial. Venga, pasar hacia adelante y disfrutar de vuestra entrada a meta. Estamos a pocos segundos de las cuatro horas. Los vemos pasar por meta levantando los brazos. Enhorabuena chicos y chicas, os lo habéis currado.



  Por nuestra parte, Isabel y yo pasamos por meta en 3:59´56". Hemos ido clavando los parciales cada cinco kilómetros y ahí esta el resultado. Un maratón perfecto donde hemos conseguido ayudar a muchos corredores a cumplir sus retos.



  Felicito a Isabel y me saludan y agradecen algunos corredores el trabajo realizado. La chica Suiza está muy emocionada y me da las gracias. La felicito por que ella en especial, junto al otro chico, son los que han sufrido para entrar con nosotros después de quedarse atrás.


  Aquí está Javi con el que charlo mientras me saca unas fotos para el recuerdo. Otra muesca en la culata. -"Javi, una fotito mordiendo la medalla", ja ja ja. Foto típica al terminar el maratón.



  Ya solo queda devolver la banderola y la mochila, hidratarse e irse para el hotel a duchar. Javi y yo decidimos, una vez ya limpitos y vestidos de guapo, salir de vuelta a Toledo y comer algo por el camino.
  En el camino de regreso charlamos y comentamos todos los aspectos de lo sucedido esta mañana maratoniana. Lo único importante ahora es que su lesión no sea nada grave y podamos entrenar a tope para subirnos a la montaña.
  Pues nada, esto ha sido un poco lo sucedido en el maratón de Murcia 2019 como práctico de las 4 horas. No descarto volver a hacerlo por que  es super gratificante que los corredores te agradezcan que les ayudes a lograr su objetivo y por mi parte un placer poder ayudarlos a ellos y ser parte de este maratón.
  Ahora toca recuperarse y seguir disfrutando de este deporte.
   Próxima parada: Algo más de media maratón de Cebreros.
 
  Capi
 
   Por cierto, a día de hoy, os puedo decir que Javi tiene que estar sin correr unos 10 días. Parece que no es muy grave la cosa pero hay que darle reposo al gemelo. En nada estará dando guerra.
  ¡¡Animo compañero!!

domingo, 13 de enero de 2019

Maraton desafio Xtrail Trillo.

   Cuarto año consecutivo inagurando el año maratoniano. Un maratón bastante asequible en cuanto desnivel y tecnicidad se refiere, que viene muy bien para empezar a meter kilómetros.
  Este año me acompañan en el viaje, Fortes, que viene a correr la distancia de 18 km y Javi Bikila, que a última hora a decidido acompañarme y no dejarme solo.
 

  No tenemos que salir demasiado temprano ya que la carrera da comienzo a las 10:30 de la mañana. Eso sí, salimos con las temperaturas bajo cero. Allí esperamos tener algo mas de frío, je je je.
  Como es el cuarto año que voy, no tengo ni que pensar donde aparcar. Tengo un sitio localizado y me voy a él diréctamente. Antes de bajarse del coche hay que abrigarse bien que estamos a -7 ºC. Puff, que rasca que hace. 
  Nos dirigimos a recoger los dorsales y después a tomar un cafetito para ver si entramos en calor un poco. Allí vemos a varios amigos con los que charlamos un rato. Da yuyu salir fuera, pero no queda mas remedio que ir al coche a cambiarnos que la hora se acerca.

 
  Bueno, pues ahora viene el dilema. ¿Qué ponerse?. Yo les digo lo que otros años he hecho. Hace frio pero está soleado y se que si vamos muy abrigados luego en carrera en las zonas donde de el sol nos van a sobrar cosas. pero claro, en las zonas de sombría va a hacer "fresco", y ahí ya depende de lo friolero que sea cada uno.
  Yo opto por una térmica sin tirantes y unos manguitos térmicos y Javi por una camiseta térmica de manga larga. Fortes sale media hora mas tarde que nosotros y está a la expectativa, je je je.
  Y..... ¡¡Joder!!, se me ha olvidado (incomprensiblemente) la camiseta del equipo. No me lo puedo creer. Con lo minucioso que soy preparando las cosas. Javi, haciendo las funciones de presidente del Bikilamajaro, me "obliga" a ponerme la suya. El se pondrá una de manga larga de Bikila.

 
  Pues ya estamos vestidos para la ocasión. Pero esta vez podemos ir con el plumas puesto a la salida por que Fortes tiene que volver al coche a cambiarse y eso nos viene de lujo para estar hasta el último momento abrigados.
  Ya en la salida y al calor de la hoguera donde luego harán una caldereta, esperamos que llegue la hora. Allí charlamos con Carlos y con Floren. También saludamos a David, el cronometrador de la prueba con su equipo de Comunabike.
  Pues esto esta apunto de comenzar. Nos llaman a la línea de salida. Le damos a Fortes los abrigos y en poco mas de un minuto se da oficialmente la salida.
  Los comienzos son cuesta arriba. Y este no podía ser diferente. Tenemos varios kilómetros en constante subida. Con el frío en el cuerpo nos cuesta arrancar y coger un poco de ritmo, aunque poco a poco parece que vamos cogiendo temperatura.
  Salimos de la cuesta asfaltada y nos adentramos a los caminos. Seguimos subiendo a buen ritmito, pero no hay que cebarse mucho por que todo el desnivel positivo está en los primeros 16 kms. Hay que llegar a este punto con las piernas casi intactas para ponernos a correr los últimos veintitantos kilómetros.
  Pasado el primer kilómetros me quito el buff. Yo soy bastante caluroso, je je je. Javi es todo lo contrario. Es bastante friolero, ja ja ja.
  Continuamos subiendo y a lo lejos ya vamos divisando las tetas de Viana. Unas formaciones naturales que impresionan. "Pues a una de las tetas nos tenemos que subir, Javi".



 
  Después de subir casi hasta la base de la teta, comenzamos una larga bajada con tierra suelta y surcos hechos por el agua. Al final de esta, unos voluntarios nos dicen que para la derecha. Comenzamos ahora si, la subida a la deseada cumbre. Aquí javi se quita un par de guantes (lleva puesto dos), y yo me guardo en la mochila los mios.
  No es una subida técnica, pero bueno te mete un buen calentón. Llegamos al punto donde hay un avituallamiento que usaremos a la vuelta. Aquí es donde nos comenzamos a cruzar con los primeros. Ellos ya están de vuelta de la teta y se disponen a comenzar la segunda parte de la carrera.


 
  Unos doscientos metros de camino estrecho donde nos tenemos que ir poniendo de acuerdo para pasar con los que vienen, es lo que nos queda para llegar a la escalera que nos subirá a la cima.
  Llegamos a la base de la escalera y nos toca esperar. Hay que turnarse y ahora mismo están bajando. Dos voluntarios, uno arriba y otro abajo, además de controlar este paso, cogen los tiempos de los dorsales de los corredores que estamos parados, para luego descontar el tiempo perdido de la clasificación final.

 
  Por fin llega nuestro turno. Subo antes que Javi que no duda en sacarme unas fotillos mientras subo. Una vez arriba yo hago lo mismo pero al revés, je je je.


 
  ya estamos en la meseta de la teta. tenemos que dar la vuelta al perímetro para volver de nuevo a la escalera. En un punto tenemos a nuestras espaldas la central nuclear. Imponen sus dos chimeneas y no dudamos en hacernos una foto con las maravillosas vistas.



 
  De nuevo en la escalera, tenemos que esperar. Aquí dejamos paso al segundo clasificado de la prueba corta, que un poco enfurruñado no tiene otra que parase a esperar. Los voluntarios le dicen que no se preocupe que le tienen parado el tiempo.
 
  Bueno, terminan de subir varios corredores y es nuestro turno. Bajamos la escalera y pasamos el tramo donde nos cruzamos, ahora, con los que van a subir.
  Y por fin llegamos al avituallamiento que vimos antes, pero que ahora si podemos hacer uso de él. Un poco de isotónico, fruta y poco más. Bueno, yo me llevo para el viaje un par de galletas de chocolate y casi media tableta de chocolate negro. Javi me mira y se ríe, ja ja ja. Me puede el chocolate........
  Pues ya tenemos casi todo el desnivel positivo en las piernas. Solo quedan un par de cuestas por caminos y rematamos las subidas. Pero antes cogemos un sendero en bajada bastante chulo y divertido de correr para ir acercándonos al margen del río. Por esta zona el río está limpísimo. Es transparente. Es increíble correr por esta zona. Lastima que luego llegue a Toledo como llega.
   Continuamos..... Para llevar cerca de veinte kilómetros creo que vamos bastante bien y lo mas importante es que estamos disfrutando a tope de estos parajes. En definitiva es a lo que hemos venido. A disfrutar lo máximo posible y a ir metiendo kilómetros a las piernas para lo que se avecina este año.
  Ahora sí, comenzamos las ultimas rampas del recorrido, que no tardamos en comérnoslas, para comenzar un pequeño descenso hacia en camino, que paralelo al río, nos llevará de vuelta al pueblo.

 
  Nos quedan unos dieciséis kilómetros de camino por el margen del río. Río que llevamos a bastantes metros por debajo nuestra. También vemos durante casi todo el recorrido la central nuclear.
  En este tramo cogemos un ritmo crucero por debajo de cinco. A mi al principio me cuesta un poco ya que hace varios kilómetros me he doblado el tobillo. ¡¡Pero bien doblado!!. He seguido corriendo con bastante dolor en la zona del empeine. La torcedura ha sido de una forma muy rara y no es el tobillo lo que duele, es la zona del empeine hacia los dedos. Esto me impide dar bien el paso y tengo que pisar de plano para evitar el dolor. Bueno, para que me duela lo menos posible.
  Javi me repite en varias ocasiones que paremos para verlo, pero le digo que no quiero ni mirar, ni parar. No quiero que se enfríe así que vamos para Trillo.
  Estos kilómetros me dejan correr con bastante normalidad. Solo es en las cuestas abajo (por que el camino no es todo llano, je je je), donde me molesta bastante al tener que hacer todo el juego del pie.
  Bueno, a pesar de esto, nos vamos comiendo los kilómetros como si de un rodaje se tratase. Y llegamos al último avituallamiento donde nos hidratamos y comemos de todo un poco. Yo cojo un puñadito de gominolas para el resto del trayecto y salimos zumbando de allí. Javi saca el móvil y hace un video para mandarlo al grupo del equipo.

 
  Nos quedan unos diez kilómetros que esperamos continuar con el mismo ritmito. En este tramo vamos cogiendo a corredores que van andando o corriendo despacito. Este camino es lo que tiene. Como te hayas pasado al principio ahora las piernas te dicen que tururú, y son muchos kilómetros de correr que se hacen muy largos.
  En las zonas donde nos da el sol, se va de maravilla, pero en las zonas de sombría se nota el frío y la temperatura bajo cero que tenemos. Los charcos del camino están congelados y podemos correr sobre ellos que no se rompen.
  Bueno, pues estamos terminando el camino. Pasamos a escasos metros de la central que se oculta detrás de la montaña. lo que si tenemos a nuestro lado son las instalaciones que tienen para subir el agua del río y enfriar los reactores (eso me imagino yo, je je je).
  Pues se acabó el camino Jabuchi. Pisamos asfalto. Nos queda un kilómetro y medio escaso. Solo nos queda rematar la faena. Por su puesto le doy las gracias a mi compi por acompañarme hoy en este maratón. Siempre es un placer correr al lado del que te ha enseñado lo que es la montaña, y sobre todo el que te enseña cada día a disfrutar de ella y a moverte por ella. Estoy muy agradecido por ello y por aceptarme en el equipo Bikilamajaro.  Bueno, que me pongo sentimental, je je je.
  Nos chocamos la mano. Otra que no nos cuentan compañero. Y pasamos por meta donde tenemos a Fortes haciéndonos unas fotillos.
  En esta edición van a dar medallas. Una voluntaria nos las cuelga del pescuezo y con ellas nos hacemos nuestra típica foto mordiendo la presea.

 
  Sin mucho demorarnos, y viendo la caldereta calentita esperándonos, nos vamos hacia el coche para abrigarnos por que en cero coma nos vamos a quedar pajaritos.

 
  Ahora sí. Ya estamos cambiados y calentitos. Dispuestos a degustar ese plato de caldereta con una cervecita fresquita (muy fresquita).
 
   Después de comer y charlas con varios amigos, nos despedimos de David y nos ponemos en marcha para emprender el viaje de regreso.
  Bueno, pues ha sido una mañana fría, pero que ha merecido la pena. Hemos disfrutado de lo lindo y hemos visto que estamos poquito a poco cogiendo ritmos y kilómetros para las aventuras futuras.
  Por mi parte solo me queda ver en que queda la torcedura y cuidarme el pie para continuar compartiendo kilómetros con todos vosotros. 
  La primera del año ha caído. Espero poder contaros muchas mas.
  Gracias por estar ahí.
 
   Capi   
 
 

sábado, 5 de enero de 2019

Carrera del roscón de Cobisa.

  Primera carrera del roscón de Cobisa. Todo lo recaudado irá a favor de APACAMA. Una buena manera apoyar a esta asociación y además una buena manera de disfrutar de una mañana de atletismo con la familia y con cantidad de amigos.
  Allí nos juntamos un buen grupo de corredores y en especial un buen grupo de amigos y compañeros de entrenos de diferentes club.
  Aparte de los Toledanos, hoy han querido estar aquí Vane y Virgi de los Corre Forrest. Amigas de todos nosotros y compañeras de zancadas.
 


  Lo primero es recoger el dorsal. Fría mañana la que se ha levantado hoy, aunque muy soleada. Esperemos que suban las temperaturas un poco.
  Bastantes fotos nos vamos a tirar hoy. Tenemos a Cruz que es la reina de los selfies. Tenemos a Vane y Virgi que son las reinas de las poses. Con y sin morritos. Y estoy yo, que suelo tirar unas pocas para luego mostrarlas en las crónicas de este blog.
   Foto de rigor con Susana. Hoy viene a darlo todo acompañada de Cruz.


También hemos venido unos pocos bikilamanjaros. Floro, Txule, Susana y un servidor. De la Puerta de Bisagra creo que ha venido un grupo mas numeroso. Aunque Susana, Floro y yo también pertenecemos a este, je je je.
  Casado, Javi, Nati,, Ali, Pepe, y muchos otros están aquí para llevarse un buen trozo de roscón a la boca.







  También está la modalidad de senderistas donde participan parte de mi familia. También para apoyar a esta asociación.

  En la salida y al final de grupo, siguen las fotos y las charlas. Está todo casi listo pero nosotros estamos muy agusto dándole al palique.


 
  Y cuando nos queremos dar cuenta, ya estamos en carrera. Los primeros ya están muuu lejos y nosotros acabamos de salir. Je je je. Hay que estar mas atentos.......
  Txule y yo, seguidos por Pepe, comenzamos a un ritmo cómodo para ir calentando motores. El primer kilómetro le hacemos tranquilos y el segundo mas tranquilos todavía ya que vamos de chachara con los que tenemos a los lados.
 Ya el tercero le hacemos a un ritmo exigente muy cercano a 4´por kilómetro. Este aumento de ritmo hace que vayamos adelantando a muchos corredores. Hemos salido de los últimos y tenemos a todo el mundo delante.
  Ya en el Cuarto kilómetro nos ponemos a la altura de Paco. Un compañero y amigo del Extermin. Club al que pertenecí durante un año y del que tengo un gran recuerdo y aprecio.
  El recorrido, todo por caminos de tierra, tiene varias cuestas que a los ritmos que nos estamos moviendo te hacen pupita.
  Después de una larga bajada donde hemos aumentado un poco mas el ritmo, tenemos un giro a la izquierda y una cuesta de asfalto bastante larga. La llevamos viendo desde lo lejos y eso hace que todo el mundo se vaya haciendo a la idea de lo que nos espera.
  Los Bikilamanjaro estamos hechos de cuestas y lo demostramos sin perder el ritmo y adelantando a varios corredores. (Me he pasado, no?), je je je. Nada, que subimos como podemos como todo el mundo.
  Bueno, pues nos queda un kilómetro y poco. Seguimos juntos los tres. Txule, Paco y yo. Llegamos a un giro a derechas donde un fotógrafo amigo de Txule nos saca unas fotillos muy chulas.
 
 
 

 



  Bueno, pues ya estamos en la última recta que nos lleva a meta. Aquí viene en sentido contrario David. Viene a acompañar a una amiga que va justo detrás nuestra. Hablo con el un rato y me dice que ha ganado la carrera. Después de charlar un rato y darle la enhorabuena, se deja caer hasta su amiga y nosotros nos lanzamos derechos hacia la meta.




  Pues ya pisamos la línea de meta. Mi sorpresa es que un buen amigo y mejor fotógrafo está dándole al disparador. No dudo en "posar" para el y saludarle como se merece. Gracias JoseherFer. Estas fotos valen doble, je je je.



  Doy la enhorabuena a Paco y a Txule algo mas.  La primera carrera del año junto a un tío tan especial como él es un lujazo en todos los sentidos. Además, hoy creo que hemos hecho una gran carrera. Saliendo de menos a mas y terminando dándolo todo. No está nada mal para estar al final de la temporada de turrones y mazapanes, ja ja ja.
  Poco apoco van entrando los demás compañeros.

  El dúo saltarín haciendo de las suyas, je je je.
  Después de la carrera hay que ir a cambiarse que hace un frís que corta el cutís. Después hay que degustar el delicioso roscón que nos tienen preparado. Con o sin, cada uno a su elección.
  Ha subida la temperatura y abrigaditos no se está mal al sol mientras vemos la entrega de trofeos y el sorteo de regalos.
  Poco a poco cada uno se va marchando, no sin antes rematar todo con muchas fotos de grupo o individuales.






   Muy muy muy buena mañana. que quedará en nuestro recuerdo.
  Nos despedimos de todo el mundo y cada mochuelo a su olivo.
  Hasta la próxima que esperemos que sea como mínimo igual que esta.

   Capi