sábado, 15 de septiembre de 2018

Ribera Run Race.

  Ya llegó la deseada Ribera Run Race. Una carrera que discurre por los viñedos de la zona de Peñafiel y donde los avituallamientos están situados en las bodegas que se han sumado al evento.


  Tempranito, como el año pasado, salgo hacia peñafiel. A eso de las ocho estoy aparcando a escasos 200 metros del Coso, donde esta ubicada la salida y la llegada.  Hoy no tengo que recoger el dorsal por que me lo recogieron ayer Carolina y Edu. Pero si que tengo visita obligada a Nanny.
 Ya en el Coso, no tardo en localizarla. Está organizando todo. La saludo y con ella nos vamos a charlar un rato con Depa. Fotito de rigor y la dejo que siga con lo suyo que hoy tiene lío.


  Me voy a cambiar. De nuevo vuelvo al Coso y allí me entregan el dorsal y la bolsa Carolina y Edu. También saludo a Enrique y a Juanlu. Y como no, a Mapi que no tarda ni un segundo en inmortalizarnos con su cámara.



  Mientras charlamos y esperamos que se acerque la hora de entrar al cajón de salida, Nanny se da cuenta que no llevo pulserita. Sin ella no puedo entrar a la salida ni hacer uso de los avituallamientos. Jope, corriendo como alma que lleva el diablo y yo detrás, incapaz de cogerla, llegamos a la mesa donde coge una pulsera y me la pone en la muñeca. Que haría yo son esta chica, je je je.



  Con todo en orden, nos vamos acercando al cajón de salida donde coincidimos con Asier Cuevas. Este crack que ha sido campeón de España de Maratón, Varias veces campeón de España de 100 kms, campeón de Europa de 100 kms, subcampeón del mundo de 100 kms, etc etc etc. Todo un fenómeno como atleta y un crack como persona.


  No tardamos en entrar a la zona de salida donde Depa con el micro no deja de animar el cotarro.
Tenemos dos kilómetros neutralizados. Esta vez tenemos sorpresa ya que en estos primeros kilómetros pasamos por la bodega Protos viendo alguna cueva que otra con botellas de esas con telarañas y mucho polvo. Muy muy chulo lo que hemos visto.

  Y llegamos a las afueras del pueblo. Hasta aquí he ido charlando con Asier de un poco de todo. Entre ello de su último campeonato de Europa de 100 kms, donde se tuvo que retirar lesionado. Joder que relato mas autentico me acaba de dar de lo sucedido.


  Aquí parados en la "segunda salida", esperamos a que se reagrupe todo el mundo bajo las palabras de Depa con el que no dudo en volver a hacerme otro foto.

  Bueno, pues ahora si que se da la salida. En un principio Edu y Yo hemos decidido ir juntos, aunque yo se que él está muy muy fuerte y le digo que si tiene que tirar que tire.
   En esta ocasión pasaremos por las bodegas de Tresmano, Dehesa los Canónigos, Monasterio de Valbuena, Emina, Hacienda Monasterio, Pesquera, Comenge, Legaris y Protos. Veremos a ver como salimos de esta, je je je.
Los primeros kms discurren por un senda con bastantes toboganes, entre árboles que dan mucha sombra. Es una chulada correr por aquí. Todo el mundo va charlando con sus compañeros de viaje y Edu y yo no somos diferentes y nos ponemos al día de muchas cosas.
  Paramos en el primer avituallamiento situado en el pinar de San Pablo. Aprovechamos para hacer nuestras cositas mientras nos pasa la primera mujer de la prueba.
  Continuamos por la senda y adelantamos a la chica que nos pasó en el avituallamiento. Cruzamos algunas palabras y vuelta cada uno a lo suyo.
  Así continuamos hasta llegar al km 11 y pico. La bodega Tresmano es el punto de avituallamiento donde no dudamos en probar uno de sus vinos. También aprovechamos para beber y comer. Hoy el día se le promete bastante caluroso.
 Esta bodega no la catamos el año pasado así que.........
  Salimos de esta bodega y por el km 14 más o menos, pasamos por el poblado Vacceo de Pintia.

  Pintia es el nombre de una antigua ciudad vaccea, situada en la pedanía de Padilla de Duero (Peñafiel).

 Los vacceos fueron los primeros pobladores asentados en el centro del Valle del Duero y en el curso bajo del Pisuerga, en una zona que englobaría la actual provincia de Valladolid, buena parte de la de Palencia y zonas de las provincias de Zamora, Segovia y Ávila. En 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural como zona arqueológica.

 Nos llama bastante la atención, y al contrario que los demás corredores, que pasan de largo, nosotros dedicamos unos minutos a visitar este asentamiento.

  Le vamos bordeando sin perder detalle ni dejar un cartel y letrero sin leer.
  Dejamos atrás este poblado y ya por caminos de arena "de playa". Finita y blanca donde se hace muy difícil correr. Mapi está a la entrada dándonos ánimos.






  Llegamos a la Dehesa de los Canónigos. Una bodega muy muy bonita por el exterior (el interior supongo que será una pasada). Aquí nos tratan de maravilla y casi que el vino nos está llamado para degustarle.
  Mi compañero Edu, un enamorado del vino, ha decidido que hoy hay que probarlos todos. Yo los probaré, ¡¡pero un sorbito, eh!!.
 
 
 
 
 
 
 
 
Aquí nos tienen preparados platos de jamón y lomo que no podemos dejar sin probar. También tenemos un Dj poniendo música en directo.
 
   ¡¡Vamos Edu que no llegamos!!, Ja ja ja. El año pasado no disfrutamos casi nada de las bodegas. Este año nos vamos a desquitar y hay que para en cada bodega para disfrutarlas.
  Por fin salimos de esta preciosa bodega y entre toses que me provoca un piquito de pan que se me ha quedado en la garganta y de nuevo la arena, nos vamos alejando poco a poco.
  Casi sin tiempo de reacción, en tan solo cinco kilómetros, llegamos al Monasterio de Valbuena. Aquí tenemos otro avituallamiento donde al llegar nos indican por donde ir. Yo decido ir por detrás para no pisar el césped. Está, que mas quisieran muchos campos de fútbol tener algo así.
  Aquí, a parte del vino, claro, nos ofrecen zumo de naranja natural. Madre mía que bueno que está. Creo que me bebo unos cuatro vasos.
 

 
  Bueno, aquí estamos un ratito hablando con los voluntarios. Pero tenemos que continuar que se nos va a hacer tarde, je je je.
  Cogemos un tramos de carretera de unos dos kilómetros para llegar a la Bodega Emina. Ya hace bastante calor. Creo que a partir de ahora nos va a pegar de lo lindo.
  El recorrido es corto y en menos de 15 minutos estamos en la bodega Emina. Aquí hay un control de paso. Estamos en el km 24. Aquí hay ambientillo. Bodega con jardines y espacios muy amplios donde probamos un par de vinos y nos hacemos un par de fotos en el "foto coll". 


  Aquí la bodega nos ha preparado un refrigerio propio. Gazpacho, crema, embutido......... Un poco de todo que no dudamos en probar.
  Buen, con el buche lleno salimos de la bodega por delante de los castillos hinchables que han preparado para los niños. Sabemos que viene el tramo mas duro y mas largo hasta el siguiente avituallamiento.
  Lo primero que nos encontramos es una larga cuesta. Ya hace mucho mucho calor. Edu no sabe andar así que la subida la hace trotandito. Yo por mi parte alterno correr con andar. Llega un momento que ando mas rápido que corro. llevo a Edu a poca distancia que voy manteniendo durante toda la subida. En este tramo adelantamos a varios corredores que se lo están tomando con calma.
  Una vez arriba, ya estoy a su altura y comenzamos a correr entre viñas. Hace muchísimo bochorno. hay zonas regadas que hacen que el suelo arda.
  Hacemos unos poco kilómetros por las alturas hasta que comenzamos a bajar por una loma sin ningún sendero marcado para dirigirnos a la bodega Hacienda Monasterio. Llegamos sequitos, y eso que yo llevo un bidón a la cintura, pero hoy no va a ser suficiente.
 Paramos un rato para beber y comer algo y tirarnos unos vasos de agua por la nuca. Aquí nos vuelve a coger la primera mujer que viene sequita también.
  No tarda mucho y sale antes que nosotros. Hay que tomárselo con calma y probar de todo lo que nos han preparado, je je je.
Despidiéndonos de los voluntarios comenzamos la bajada hacia un camino que nos llevará directos a Pesquera de Duero. Este tramo se nos va a hacer bastante largo aunque hemos cogido un ritmo que hace que adelantemos a varios corredores incluida la primera mujer.
  Uff como aprieta el calor. Deseando estoy llegar al avituallamiento. Vamos por un camino paralelo a la carretera donde vuelve a estar Mapi con su inseparable cámara.



 
  Pues acercándonos al km 40 entramos en el pueblo. Esperemos que no esté muy lejos la bodega. Esta se ha unido este año y no la tenemos controlada. Pasamos por mitad del pueblo y no vemos nada. Le digo a Edu que como no llegue pronto me voy a parar, je je je.
 Y por fin a la salida del pueblo tenemos unos conos que nos indican que entremos por unas puertas. Si si si, es la entrada a la bodega la Pesquera.
  Aquí como bastante sandía y alguna naranja que otra. Agua y Cocacola que no falte. Y como no, foto de rigor mientras probamos el vino.

  Después del deseado avituallamiento salimos de la bodega con la mente puesta en la siguiente. Al kilómetro escaso hay un poco de confusión con las balizas, Nosotros sabemos por donde es del año pasado. La cuesta que nos viene ahora no se olvida fácilmente. Hay corredores que vienen quejándose por que han hecho varios kilómetros de más por confundirse de camino.
  Nosotros a lo nuestro comenzamos la subida dejando una balsa de agua a la izquierda. Edu se vuelve a marchar con su paso trotón mientras yo regulo en la subida. Llevo hace unos kilómetros las piernas muy cargadas. Creo que será de la carrera de la subida al Castañar donde lo di todo.
  Después de esta subida, comenzamos una larga bajada por un camino polvoriento donde parece que voy algo mejor.
  Nos dirigimos hacia Curiel de Duero. Aquí ya voy viendo el castillo del pueblo que está situado en lo alto de la montaña. Desde aquí se ve precioso.
  Y... Entramos en la bodega Comenge. Aquí si que hay gente. Tienen una montada que invita a quedarse ý no continuar, je je je. Nada mas llegar veo a Enrique que está bebiendo en el avituallamiento. Le saludo y le doy ánimos mientras se refresca.
  Nos dan un poquito de todo. Probamos una variedad de sus vinos. Ya me entra hasta bien y todo, je je je. Un pinchito de chorizo tampoco está nada mal. Unas fotos mientras bajamos temperatura corporal.


 Esta vez Edu toma vino blanco, je je je. De fondo suena la orquesta que han traído. Han puesto mesas para los acompañantes que están disfrutando de lo lindo. No dudo en acercarme un poco y hacerme un Facebook line.
  También nos hacemos un foto con el impresionante castillo a nuestras espaldas.


  Bueno, venga que llevamos aquí mas de 10 minutos. Salimos de allí bien comidos y bien bebidos. A correr se ha dicho. Volvemos a correr el tramo del pueblo junto a la primera mujer. Pasamos por el pueblo para coger un camino que nos llevará en pocos kilómetros a la bodega Legaris. Ya estamos de vuelta. Desde aquí se ve Peñafiel lo que hace que la cabeza responda de otra manera.
  En poco mas de tres kms nos presentamos en Legaris. De nuevo a beber y comer algo. Nos remojamos un poquillo la cabeza antes de hacernos la tradicional foto bodeguera.
 
  Bueno, después de charlar un poco con los voluntarios, salimos de allí otra vez acompañados de la primera mujer. Comentamos los kilómetros que quedan y discrepamos en una diferencia de dos. No sabemos si los dos del inicio que fueron neutralizados cuentan o no. Bueno, si para el caso es lo mismo. Nos queda volver a Peñafiel por el margen del río, ya entre sombras.
  A la par que la primera mujer, salimos de la bodega para coger, ya la vereda que va por el margen derecho del río.
  Nuestra compañera de viaje en muuuchos kilómetros lleva controlada a la que va en segunda posición y decide ir un poco mas despacio. Edu y yo volvemos a coger buen ritmo. Son unos siete kms donde si vas bien, son muy chulos de correr. Este no va a ser hoy mi caso. He ido tomando sales pero el calor y la humedad entre los viñedos ha hecho mella en el cuerpo.
  A falta de unos tres kilómetros para legar a la bodega Protos, los gemelos comienzan a darme pequeños calambres. Aquí le digo a Edu que tire, que tengo que bajar el ritmo y acortar la zancada para que no me meta el trallazo.  Me dice que él tampoco va muy allá.
  Bueno, pues corriendo como un pato le sigo de cerca. La vereda con continuos sube y bajas hacen que en las subidas me separe de él, pero en las bajadas me vuelvo a pegar.
  En mi cabeza está en mente llegar al avituallamiento para hidratarme bien y comer algo para así poder afrontar sin muchas complicaciones el asalto al castillo. 
  Bueno, pues conseguimos llegar a la bodega Protos no muy mal. Mi forma de correr en estos últimos kilómetros han hecho que los calambres cesaran, eso si, a costa de correr como un pato, ja ja ja.
  Pasando por medio de Peñafiel y bajo la mirada y aplausos de todas las personas que están de cervecitas y tapitas en los distintos bares del pueblo, llegamos a la bodega.
  La bodega Protos es alucinante. Todo de cristal que deja ver su interior de cubas, tuberías y demás artilugios desde fuera.
  Aquí hay que hidratarse bien. Edu, como no, prueba el vino mientras yo intento meter para el cuerpo azúcar, isotónico y agua.
 



  Aquí llegan varios corredores con los que charlamos y comentamos un rato la carrera. Bueno, vamos a rematar esto. Nos despedimos de los que están en el avituallamiento y a tirar para arriba.
 Hay que subir al castillo. No por la carretera. Hay que subir a "capón". Subida por la ladera de la montaña bastante dificultosa por la tierra suelta y la inclinación del terreno. Varios resbalones hacia atrás, por intentar no estirar demasiado la pierna, hacen que Edu se me despegue. Bueno, arriba le pillaré, digo yo.
  Y llegamos al muro del castillo. Comenzamos a bordearle sin espacio casi para pisar. Poniendo un pie delante del otro y con el cuerpo inclinado hacia dentro para no bajar rodando, vamos bordeando el castillo. Hasta que en un momento dado nos encontramos una escalera de aluminio apoyada en el muro. Varios voluntarios nos dicen que hay que subir por ahí. Je je je, esto es lo que me gusta a mí, acción.
  Subimos por la escalera y asaltamos el castillo. Estamos dentro Edu, escóndete para no ser descubiertos y así poder robar víveres para nuestro camino. Je je je.
  Bordeamos su muro interior observando todo lo que nos rodea. Una paradita para sacarnos unas fotos es casi obligada.

 Hemos entrado asaltando el muro, pero vamos a salir por la puerta, je je je.
 


  En la salida tenemos el último avituallamiento. Este nos va a venir de lujo para afrontar la bajada. Bajada donde hay que tener muchísimo cuidado. Lo primero es volver a saltar el muro hacia afuera. Dos voluntarias nos dicen como hacerlo para que no nos metan calambres. Algunos corredores al saltar el muro se han quedado con las piernas tiesas, je je je.
  Las hacemos caso y pasamos sin dificultad. Y.... Ahora toca la bajada. Muy muy despacito comienzo a bajar el primero. Voy reteniendo pero hay mucha arena suelta y voy al suelo bajando varios metros con el culo. Nada, aquí hay que tirarse para abajo si no voy a estar así toda la bajada.
  Aguantando pero con un poquito de fluidez, hago la bajada sin ningún otro tipo de percance. Al llegar abajo un ciclista me hace una foto mientras espero que bajen mis compañeros.
 


  Bueno, pues ya estamos en la carretera. Un kilómetro escaso para meta. solo queda bajar al coso y disfrutar de estos últimos metros.
  La entrada al Coso es alucinante. Mucha gente y corredores de todas las distancias están allí disfrutando de esta mañana. Nos saluda Carolina que ya ha terminado su prueba de 25 kms. Entramos en meta y el gran Depa nos da la enhorabuena.
  Grande compañero. Estas muy fuerte. Enhorabuena Edu.
  Mientras hablamos con carolina nos hacemos unas fotos para recordar el momento.



  Y como no saludamos a Depa con el que charlamos un rato y haciéndole un resumen de los sitios en los que hemos coincidido.

  Hemos terminado 6 horas y 16 minutos de disfrute del buen vino. Creo que he podido probar el vino de todas las bodegas, además de alguna cosilla mas. Hoy se trataba de eso, además de correr, claro, je je je.
 Bueno, pues después de una charleta, Carol y Edu se despiden de mi y yo de ellos, claro. Es hora de cambiarme y partir para Toledo que hay que llegar a buena hora.
  Muchas gracias a todos los que me habéis seguido. Comenzamos modo maratón para llegar a Ciudad Real con garantías.
  Próxima parada maratón de los Galayos.
  Hasta la semana que viene.

    Capi

jueves, 13 de septiembre de 2018

Cross de Bargas.

   De nuevo llega una edición más del cross popular de Bargas. Una carrera de 5,5 kms que la verdad no tiene nada de llamativo, pero donde se reune medio Toledo a disputarla. Quizás sea ese el atractivo, je je je. Compartir un día cualquiera unos kilómetros con muchos amigos y conocidos.
  Este año nos desplazamos a Bargas para correr, Susana, Mi hijo Alvaro, un servidor y en el coche viene también una acoplada, je je je. Cruz ha decidido venirse con nosotros.
  Allí nos encontramos a muchos compañeros y amigos. El ambiente es increíble. La plaza está a rebosar y los mas chiquitines está participando en sus respectivas carreras.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Recogemos los dorsales mientras charlamos con unos y con otros. Por allí aparece mi gemelo. Alfonso hoy viene acompañado de Floro que está en plena recuperación de su lesión de rodilla por culpa de una caída. Esperemos que se recupere pronto por que ya se le echa en falta.
 
 
  También aparece Pepe, Jorge y muchos mas atletas. Mientras las categorías inferiores siguen dando guerra, nosotros aprovechamos para hacer muuuchas fotitos.
 
 
   Y por fin nos ponemos en la línea de salida. Hace un bochornazo increíble. Madre mía, que den la salida ya.
  Pero esto se va a retrasar algo mas de 10 minutos. Estamos empapados, pero hay que aguantar el tirón, je je je.
 
 
 
  Mientras la espera, hablo con Alvaro, mi hijo. No suele correr, lo suyo es el balonmano, pero el otro día me dijo: "Papa, yo quiero correr con tigo". Se me iluminaron los ojos. -"Pues claro hijo, llevo esperando este momento 13 años".
  Rápido le hice la inscripción y esa misma tarde le probé la camiseta del equipo. Joder, si le queda mejor que a mí, je je je.
  Bueno, pues aunque no os lo creáis, o sí, he estado toda la semana nerviosito por que llegara el día. He visto muchísimas veces muchos comentarios de alguno de vosotros cuando vuestro hijo ha corrido con vosotros y las sensaciones que provocan. Tiene que ser la leche.
  Y llegó el día. La tarde del Jueves. 13 años tiene Alvaro, hoy es día 13 y 13 es el km que mas me gusta en un maratón, je je je. Todo es perfecto.
  Creemos que se va a dar la salida y de fondo escuchamos un silbato dando dos pitidos. Es la hora de empezar a correr. Besito a Susana, suerte a Cruz y ánimos a Alvaro. Las primeras zancadas son entre apretujones y golpecitos. Aunque nos hemos puesto muy atrás, casi al final, hay mucha gente y es casi imposible tocarse.
  Primeros compases de carrera bastante tranquilos. Vamos Susana, Cruz, Alvaro y yo juntos. Poco vamos a tardar en despegarnos de ellas. Álvaro va un poco mas rápido y yo le sigo a su ritmo. Antes de torcer a la izquierda para comenzar la subida, vemos a Juan Iniesto con su cámara. Le enseño que hay que sonreír al fotógrafo para salir un poco decente y como gesto de gratitud por ese trabajo que hacen con tanto gusto.
 
 
  Comenzamos a subir. Con mucho tiento que queda todavía mucha subida, continuamos quitando metros al recorrido. Le veo bien. Le hablo y me contesta sin problemas. Esta fuerte, je je je.
  Vemos a Aurelio Gómez con sus cámaras y no dudamos en saludarle.
  Cogemos el paseo peatonal por donde tenemos que hacer algo menos de 2 kilómetros. Tenemos que coger aire que la cuesta cuesta.
  Me pita el km 2. Vamos Alvaro que nos quedan tres y poco. Comenzamos a cruzarnos con los que están de vuelta. Van por el otro paseo que hay al otro lado de la carretera. Voy animando a los conocidos y amigos.
  Me cruzo con Pepe. Me cruzo con Alfonso, con Beatriz, con Fernando....... Para todos tengo unas palabras de ánimo.
  Estamos llegando a la rotonda de la urbanización Las Perdices. Vamos Alvaro, que ya volvemos y casi todo es cuesta abajo.
  Me está sorprendiendo lo bien que lo está llevando. Va un poco coloraillo, pero lleva buena respiración y no decae su ritmo.
  Nos volvemos a encontrar a Aurelio que se ha cruzado de acera y esta vez sí, nos hace una instantánea muy chula. Gracias Aurelio por estar ahí siempre.
 
  Vamos hijo, que ya es cuesta abajo. Suelta piernas, relaja los brazos y respira hondo. Nos cruzamos con Susana y Cruz. Las veo bastante bien. Susana está probando como va después de salir de una lesión y parece que está respondiendo bastante bien aunque van las dos con mucha cautela. -¡¡Vamos, chicas!!.
 
  Y comenzamos a bajar. Menos de un kilómetro. Mientras le digo esto, le paso el brazo por el hombro.-"Papá, ahora no, luego". Je je je, Que bueno.
  Le pregunto y me dice que ya va cansaete, pero que va bien. Ya estamos en el pueblo. No nos queda nada. Giro a la izquierda y el arco de meta al fondo.
 
   Muy muy muy grande Alvaro. Entramos cogidos de la mano. Sensación única. Emoción por todo lo alto. Sonia y Floro inmortalizando el momento. Increíble. El abrazo y la enhorabuena es inevitable. Gracias hijo por este momentazo. Espero que hayas disfrutado igual o más que yo.
 
 
 
 
  Mientras Floro nos saca un par de fotos más, esperamos a que entren las mujeres. No van a tardar y como es costumbre últimamente, entran saltando por línea de meta.
 
 
  Felicitaciones. Hoy hemos disfrutado todos. Estos son los días que quedan en la retina.
  Hoy ha sido un día especial. Me quedo con eso. Seguramente habrá mas de estas, pero hoy es super especial.
  Nos despedimos de todos los que quedaban por allí y viaje cortito para Toledo que mañana hay cole y curro.
  Muchas gracias a todos por vuestras palabras.
 
  Capi
 
 

domingo, 9 de septiembre de 2018

Media maratón subida al Castañar.

   Y dice Fortes: "Os habéis equivocado, esta carrera solo tiene media", ja ja ja. Pues eso, en esta ocasión haremos una media maratón en el Tiemblo.
  Buen grupete nos hemos juntado hoy. Javi Bikila, Txule, Jose Ignacio, Fortes, Dorado y el que escribe.
  En dos coches y sin madrugar mucho nos desplazamos a este pueblo de Avila. Con una horita de margen llegamos a la zona de la salida y aparcamos sin demasiados problemas.
  Carrera organizada por miembros y trabajadores del equipo y tiendas Bikila. De ellos viene la invitación a Javi a participar en esta prueba y donde nosotros nos unimos para apoyar el evento.
   Saludos a estos fenómenos donde se encuentra el aún todavía recordman de la prueba de 100 kms. Casi nada, se dice pronto.
  Recogida de dorsales y regalo de unos calcetines de la casa. Después de charlar un rato con ellos, nos dirigimos al bar de la piscina para tomar un café y de paso ir yendo de uno en uno al deseado servicio, je je je.
 
  Nos ponemos de corto y después de unas fotitos nos vamos derechos a la salida. Allí coincidimos con Juan Iniesto que como en multitud de pruebas, viene con su cámara para hacer un espectacular reportaje de la carrera.
 
 
  Temperatura ideal para correr. Algo nublado pero sin amenaza de lluvia de momento. Nos llaman a cámara de llamadas y poco a poco nos vamos situando en la línea de salida.
  Aquí estamos junto los que van a disputar la de 10 kilómetros que es la otra distancia que hay.
  Se da el pistoletazo de salida. Los primeros salen a to estrozo. Nos han dicho y hemos visto en la página que el circuito tiene unos ocho kms de subida, un poco de sube y baja por el Castañar y el resto en continua bajada de nuevo al pueblo. También nos han dicho que con zapatillas de asfalto se puede hacer la carrera.
  Jose Ignacio opta por estas últimas. Nosotros optamos por unas de montaña aunque van muy muy bien por pistas y sendas. Veremos a ver como se da la cosa.
 
 
  La salida del pueblo, por asfalto es en subida. Yo he salido un poco rápido y después de escuchar a Txule: "Pero donde vaaaaaas", bajo un poco el pistón y espero a que lleguen a mi altura Javi y Txule.
  Jose Ignacio ha salido como un avión y ya no le vemos a lo lejos. Primeros kilómetros por una carretera con alguna pendiente bastante exigente.
  Tres kilómetros y pico de asfalto. Justo antes de entrar a la pista forestal decidimos que cada uno vaya a su ritmo ya que la subida mejor afrontarla cada uno según le cuadre.
  Yo he cogido un ritmo un pelín mas rápido que mis compis y poco a poco me voy despegando de ellos. Este ritmo me hace ir cogiendo a varios corredores que se han pasado en la salida y ahora tienen que bajar el pistón.
 Uff, no dejamos de subir ni un momento. El entorno es espectacular. Pista en continuo ascenso por la pista serpenteante donde cada vez me voy encontrando mejor. Paso por el primer avituallamiento y cojo una botella de agua a la que doy varios sorbos.
  Voy subiendo a una media de 5´30" por km. A ver si aguanto así lo máximo posible. Ya en el km 7, tenemos algunos llanos donde podemos recuperar un poco y bajar pulsaciones.
  En el 9 tenemos otro avituallamiento donde me tomo la pócima mágica. Una glucosa que espero me de energías para la bajada.
  Un par de km en continuos sube y bajas por la pista donde encontramos zonas con muchas piedras y donde están desbrozando castaños.
  Y..... comenzamos la bajada. Esto es peor que la subida. Aquí me doy cuenta que las zapas elegidas han sido las correctas. Mucha piedra y tierra suelta donde los que llevan las voladoras de asfalto tendrán muchos problemas, seguro.
  Aquí no hay tregua. Me lanzo con todo hacia abajo. Alargo zancada, subo pulsaciones y sin conocimiento todo para abajo.
  Menudos kilómetros nos esperan. Por mi parte me van pitando los kms a 3´40" de media. Intento acercarme a dos corredores que llevo delante pero me sacan mucha ventaja.
  Ya en los últimos tramos del recorrido y entrando al pueblo pisamos de nuevo asfalto. Que descanso para los pies. Saludo a un par de paisanos que están mirando como vamos con la lengua fuera, je je je.
  Me es imposible coger a los que llevo delante, pero aún así termino de dar el resto. Me acerco a meta y veo a Juan Iniesto con su objetivo preparado. Es hora de poner buena cara y saludar a la cámara.
 
  Bueno, me agacho unos segundos para coger un poco de aire mientras el reloj me dice que necesito no se cuantas horas de descanso, je je je.
  Me reuno con Jose Ignacio que se la ha cascado en 1:16´. Que crack. Me comenta que en la pista, sobre todo en la bajada, lo ha pasado bastante mal con las zapas, pero que aún así le ha salido buena carrera.
 
   Después de hidratarnos esperamos la entrada de nuestros compis que no tardarán en hacer aparición. Muy bien Javi. Muy bien Txule. Venga tomar algo que os invito, ji ji ji.
  
    Bueno, solo faltan Dorado y Fortes que entran mientras nosotros nos tomamos un refrigerio. Ya todos en meta nos vamos a cambiar para ponernos ropa seca.
 
 
   Después miramos las clasificaciones y vemos que Jose Ignacio ha quedado primero de su categoría. Olé, olé y olé.
También nos enteramos que el Bikilamanjaro ha quedado primero por equipos. Nada, habrá que esperarse a la entrega de trofeos.
  Mientras nos ponemos las botas, unos mas que otros, !eh¡ Fortes, con unos montaditos de chorizo, morcilla y panceta que nos han preparado.
  Bueno, bueno, bueno, un jamoncito que nos hemos llevado por equipos. Biennnnnn. Yujuuuuuu. Esto es otra escusa para hacer una quedada y degustar este delicioso manjar.
 
 
  Bueno, pues con el jamón en el maletero y con las manos de Javi llenas de grasa nos despedimos de los anfitriones de la carrera y ponemos carretera y manta hacia Toledo.
  Esta es una carrera muy recomendable donde se puede correr mucho a la par que deleitar la vista con el precioso castañar de esta zona.
  Gracias por estar ahí.
  Un saludo.
 
     Capi